TABLÓN DE ANUNCIOS
ARTÍCULOS INTERESANTES
SEGUROS CANINOS

NOTICIAS Y ACTUALIDAD

Parásitos externos

Llega la primavera y con ella nuestros temidos enemigos: pulgas y garrapatas. Tenemos que planificar una defensa contra ellos para evitar la transmisión de las temidas enfermedades vectoriales. 

 

Plan de acción: 

- Pipetas mensuales

- Collar antiparasitario

 

Tenemos a tu disposición el asesoramiento adecuado según tu lugar de paseo con tu perro, tus hábitos de vida y las características individuales de tu mascota. Consútanos. 

El prurito o picor del perro y del gato

¿Por qué se rasca mi perro o mi gato?

 

Es frecuente que observemos rascarse a nuestras mascotas sin darle demasiada importancia. Sólo cuando apreciamos olores desagradables o heridas en la piel nos preocupamos y acudimos a consultar al especialista.

 

Causas más frecuentes de picores

 

-         Alergias

-         Infecciones bacterianas, fúngicas y/o parasitarias

-         Enfermedades endocrinas

-         Tumores

 

1. Alergias

Tanto el perro como el gato pueden desarrollar alergias.

 

-         Las alergias ambientales suelen estar provocadas por microorganismos: ácaros, hongos, etc., así como pólenes de distintos arbustos, cereales y árboles. Pueden ser estacionales o permanentes y provocan un prurito más o menos intenso. Aparecen principalmente en jóvenes y adultos jóvenes.

 

-         Las alergias alimentarias (reacciones adversas al alimento) pueden aparecer a cualquier edad y también pueden provocar picores.

 

-         La alergia a la saliva de la pulga es también frecuente, especialmente en las zonas donde más abundan éstos parásitos como son las zonas húmedas y las costeras, pero ¡ojo! No todos los animales que tienen o contactan con pulgas desarrollan esta alergia, solo lo harán los que son alérgicos a la saliva del parásito.

 

¿Cómo podemos prevenir los picores?

 

Aparentemente es sencillo: debemos evitar que nuestra mascota contacte con lo que provoca el picor. Sin embargo esto a menudo no es posible:

-         Si son pólenes de plantas donde vivimos, ¿cómo evitamos que nuestro amigo los respire?

-         Si son ácaros u hongos del polvo doméstico, podremos usar mucho la aspiradora, poner menos alfombras, cortinas o mantas (que son un buen refugio para estos microparásitos), podremos usar tejidos especiales resistentes a los ácaros. Aún así será difícil controlarlo.

 

Tendremos que acudir al especialista para diagnosticar el tipo de alergia que padece nuestra mascota y que lo trate de manera específica.

 

En el caso de las alergias alimentarias tendremos que saber a qué es alérgico el paciente para proponer una alimentación libre de las sustancias que provoquen el problema. Esto lo haremos con dietas especiales y mediante el uso de test diagnósticos que prescribirá en su caso el veterinario.

 

Lo más sencillo en el caso de que nuestro perro/gato tenga alergia a la saliva de las pulgas será el uso de antiparasitarios externos eficaces y tratamientos orales específicos que permitirán el control total del proceso.

 

2. Infecciones

 

Las más importantes como causantes de prurito son las sarnas de distintos tipos. En segundo lugar, las infecciones fúngicas y bacterianas pueden agravar el prurito en distintos procesos cutáneos.

La prevención es más complicada, usándose antiparasitarios externos y una higiene correcta de la piel para mantenerla limpia y sana.

 

3. Enfermedades endocrinas

 

Procesos como la diabetes, el hipotiroidismo, el síndrome de Cushing o las patologías de las hormonas sexuales pueden provocar también picores por distintos mecanismos.

Son procesos frecuentes en adultos mayores.

 

4. Tumores

 

Casi siempre afectan a animales de edades más avanzadas. Muchos tumores cutáneos provocan prurito. No obstante, su apariencia siempre va a reclamar nuestra atención por la importancia de las lesiones que provocan, y nos van a alertar para buscar apoyo profesional.

 

*Particularidades*

 

¡Ojo con nuestros amigos felinos! porque sustituyen el rascado por el lamido intenso cuando tienen picores, y a veces podemos pasarlo por alto pensando que simplemente se trata de un acicalamiento excesivo. Así es que cuando los veamos en ésta actitud, mejor visitar al especialista para que nos oriente sobre los pasos a seguir para ayudarles.

Los gatos solo se suelen rascar cuando tienen otitis por ácaros llegando incluso a hacerse pequeñas heriditas en los pabellones auriculares.

 

El sol puede representar un factor de importancia en el desarrollo de problemas cutáneos que cursan con mucho picor. Esto es especialmente importante en los perros y gatos de capas claras y pelo más corto. ¡Ojo con la exposición indiscriminada al sol!

 

 

Patologías más frecuentes en primavera y verano

1. Espigas de gramínea

 

Se trata de un tipo de inflorescencia que desarrollan algunas plantas, entre ellas las gramíneas; capaz de “engancharse” literalmente en el pelo de nuestros perros y gatos y penetrar en los oídos, boca, conjuntiva ocular, espacios interdigitales y piel en general del cuerpo, provocando grandes lesiones.

Debemos de tener especial cuidado cuando salimos al campo para evitar las zonas que estén más cargadas de espigas o, si no tenemos otra opción, revisar bien al volver las zonas mencionadas y eliminar las espigas encontradas. Hay veces que notaremos síntomas provocados por las espigas aunque no las veamos: sacudir la cabeza, rascarse la oreja, cojeras, malestar ocular, granulomas cutáneos, estornudos o tos. Es importante acudir al veterinario para evitar que las lesiones lleguen a ser graves.


2. Reacciones de Hipersensibilidad

 

Están provocadas por distintas causas:

-         Inhalación de alérgenos: pólenes de diferentes plantas

-         Picaduras de insectos

-         Contacto con sapos u orugas procesionarias, que puedes provocar tos, conjuntivitis, inflamaciones severas de la cara y lengua, presencia de habones y eritemas pruriginosos por todo el cuerpo, que en ocasiones pueden poner en peligro la vida del animal.

 

Por eso cuando sospechemos que nuestra mascota puede haber tenido algún contacto de éste tipo por su sintomatología, no debemos esperar a ver si se le pasa, hay que actuar con rapidez.


3. Golpe de calor

 

Se trata de una urgencia médica en la que se produce una hipertermia grave provocada por un fallo agudo en el control de la termorregulación del organismo y que puede ser extremadamente grave. La causa es la exposición a temperatura excesivamente elevadas, es por ello que el verano es la época del año en la que mayor incidencia hay de golpe de calor.

Como lo podemos evitar:

-         No dejar a nuestra mascota en el coche al sol nunca y si lo hacemos que sea a la sombra y con las ventanillas bajadas.

-         Siempre tienen que tener una sombra donde guarecerse y agua a su libre disposición.

-         El paseo debe ser por la mañana temprano y por la noche, cuando la temperatura es mas baja.

-         Podemos bañarlos solo con agua a temperatura ambiente con mayor frecuencia, lo agradecerán.

 

Todas estas recomendaciones son especialmente importantes en los perros y gatos de razas braquicefálicas: bulldog, carlino, boston terrier, gatos persas, etc; cuya capacidad de termorregulación cuando el calor ambiental es elevado está muy reducida. 

La llegada del cachorro

¡Qué alegría! Enhorabuena por tomar la decisión de ampliar la familia con un miembro canino.

En cuanto conozcamos el momento de su llegada, normalmente en torno a las 8 o 10 semanas después de su nacimiento, sería conveniente reservarnos unos días para poder compartir íntegramente con él. Durante este periodo, es muy importante que todos los miembros de la familia, faciliten la adaptación del cachorrito a su nuevo hogar.

Tendremos que ser muy pacientes y tratarlo con mucho cariño, sobre todo los primeros días.
Nuestro cachorro llegará a casa confundido y temeroso. Para él, la llegada a nuestro hogar supone un cambio brusco en su vida. Será todo nuevo y debemos permitirle que olfatee, explore y corretee por todos los rincones de la casa. En estos momentos es posible que se le escape orina por el gran nerviosismo que produce esta nueva situación. 

 

También debemos mostrarle lo antes posible su lugar de descanso; la cama donde deseamos que duerma. Deberemos llamarlo por su nombre, siempre premiar la buena conducta y jamás castigarlo.

 

Las primeras noches son traumáticas. Llorará porque echa de menos a su madre y a sus hermanos y estará intranquilo, por lo que aconsejamos poner en su camita una bolsa de agua caliente, un reloj que imite el sonido del corazón de su madre e incluso una radio con música bajita.

Durante las noches siguientes la situación va mejorando. Aunque ya no llorará, es probable que se despierte varias veces de madrugada por necesidades fisiológicas.
En estas ocasiones el perrito querrá aprovechar la ocasión para venir a saludar y subirse a nuestra cama. Debemos mantenernos inflexibles e insistir con firmeza en la vuelta a su sitio.

Afortunadamente esta es una etapa muy corta, en unas semanas lograremos volver a descansar  normalmente y sin interrupciones.

 

En casa deberemos tomar algunas precauciones para evitarnos algún que otro susto. Nuestro cachorro estará dispuesto a mordisquear todo lo que encuentre y obviamente no todo será inofensivo…¡¡¡cuidado!!!. Debemos de estar muy alertas para no dejar a su alcance objetos pequeños susceptibles de ser tragados, o sustancias nocivas.

 

Os recomendamos la visita al veterinario lo antes posible para confirmar que todo está bien y asesorarnos en cuanto a sus vacunaciones, desparasitaciones, comportamiento, etc.

 

Para concluir, recuerda que adoptar a un cachorro comporta una gran responsabilidad: el pequeñito de hoy se convertirá en el adulto que será nuestro compañero en la vida…nuestro amigo más fiel, en los buenos y en los malos momentos….por lo tanto, recordad que es nuestra responsabilidad el otorgarle una vida ¡¡¡feliz, sana y agradable!!!

Tos de las perreras

La Tos de las perreras o Traqueobronquitis infecciosa es una de las enfermedades respiratorias de vías altas más frecuente en los perros.

 

Esta enfermedad normalmente está causada por una asociación de varios agentes infecciosos. El agente bacteriano más común es la Bordetella bronchiseptica (que se encuentra en el tracto respiratorio de animales sanos). Esta bacteria posee una alta capacidad para formar colonias y producir toxinas muy potentes que restringen la capacidad fagocitaria y facilitan aparición de microorganismos oportunistas como Mycoplasma spp. Los virus comúnmente implicados son los de la parainfluenza y adenovirus canino tipo 2. A pesar de ello, B. bronchiseptica es el único patógeno conocido capaz de producir por sí solo los signos clínicos de la enfermedad.

 

La Tos de las perreras es una enfermedad altamente contagiosa que se disemina a través de aerosoles (toses y estornudos) por lo que es común su presencia en lugares donde los animales se encuentren hacinados (residencias caninas, perreras municipales, tiendas de animales, hospitales veterinarios, exposiciones, etc). Aunque el contagio más frecuente es de perro a perro, también puede producirse por contacto indirecto (utensilios, ropa o personal).

 

El síntoma principal es una tos seca, a veces emetizante (que produce vómitos) e inicialmente no productiva. La tos puede exacerbarse por excitación, ejercicio o la simple palpación de la tráquea.

 

En casos leves, el perro sigue comiendo, tomando agua y con su actividad normal, pero en los casos más severos, el perro presenta letargia, fiebre, inapetencia, disnea, intolerancia al ejercicio, y puede llegar a la neumonía e incluso a la muerte.

 

Actualmente contamos con vacunas intranasales que ayudan a prevenir la infección, estimulando la producción de inmunoglobulina A local y protegiendo durante 10-12 meses.

Dado el carácter benigno de la enfermedad algunos veterinarios no aconsejan la vacunación sistemática de los perros, salvo que hayan tenido episodios recurrentes, convivan en perreras o asistan a cualquier tipo de concentración animal (ferias, exposiciones, residencias caninas) donde hay un mayor hacinamiento.

¡¡ PROTEGE A TU PERRO!!

 

Leishmaniosis

La alarma ha saltado a los medios de comunicación cuando en Fuenlabrada el número de casos de leishmaniosis se ha disparado en los últimos dos años, multiplicándose por diez; y por eso queremos explicar con la máxima claridad posible en qué consiste esta enfermedad, cuáles son los signos más frecuentes en perros, cómo se transmite, cuál es riesgo de contagio real para nuestras mascotas y para nosotros y, por último, cómo podemos prevenirla.

 

La leishmaniosis es una enfermedad parasitaria causada por un parásito microscópico que puede afectar a perros, lobos, liebres, ratas, y en raras ocasiones a otras especies incluido el hombre.

Se transmite exclusivamente por la picadura de un pequeño insecto llamado flebotomo o mosca de la arena que lleva en su interior la leishmania. NO se transmite por contacto directo ni por secreciones (saliva, orina, heces, etc.) ni a través de heridas.

 

Es muy importante conocer que los animales infectados pueden permanecer sin síntomas durante todo el periodo de incubación de la enfermedad, que puede llegar a ser de 6-8 meses, por lo que los test de control en los animales no vacunados son imprescindibles para saber si nuestra mascota está sana o no, y en el caso de que estuviera enferma, iniciar el tratamiento con la mayor celeridad para evitar la aparición de daños irreversibles.

 

Debemos resaltar lo infrecuente del contagio humano en contraposición con el número mucho más elevado de casos que afectan a perros. Esto es debido exclusivamente a que el sistema inmunológico del perro es mucho menos eficaz que el de un ser humano que goce de buena salud.

De todo esto se deduce que todo lo que hagamos en contra del flebotomo va a ser determinante para consegur controlar la enfermedad, y ésto lo podemos hacer en dos frentes:

 

- Desinsectando, desbrozando y, a veces, desecando charcas o aguas embalsadas que son un hábitat ideal para el insecto.

 

- Protegiendo adecuadamente a nuestras mascotas mediante la administración de la reciente vacuna disponible en el mercado que asegura una elevada protección (93%) y que supone la esperanza de una erradicación completa de la enfermedad hasta ahora impensable, así como aplicando antiparasitarios externos de forma complementaria.

 

Dado el cambio en el hábitat del insecto, que se ha adaptado a vivir a distintas altitudes y a soportar temperaturas extremas, en nuestro entorno cercano a diario diagnosticamos casos de leishmaniosis en perros, es por ello necesario tomar las medidas comentadas y así poder evitar el contagio, así como visitar al veterinario solicitando la realización del test diagnóstico al menos una vez al año.

 

SIGNOS MÁS FRECUENTES DE LA ENFERMEDAD EN PERROS

(pueden aparecer varios o solo alguno de ellos)

 

- Adelgazamiento progresivo

- Apatía/debilidad

- Lesiones cutáneas como úlceras, descamación intensa, pérdida de pelo (alrededor de los ojos principalmente)

- Cojeras

- Lesiones oculares

- Fiebre y crecimiento excesivo de las uñas

 

¡¡ PROTEGE A TU PERRO !!